Rabia

La rabia es una enfermedad viral transmitida por la saliva de mamíferos, a través de mordeduras o arañazos. Una vez desarrollada la enfermedad es letal. Su distribución es global excepto en la Antártida. La prevención es fundamental para evitar la enfermedad.

Microorganismo: Virus

Transmisión: Saliva de mamíferos

Geografía: Global, excepto Antártida

Estacionalidad: No

Síntomas: Neurológicos

Prevención: Evitar el contacto con animales infectados

Vacuna: Si

Tratamiento: No

Comprender la enfermedad

Comprender la enfermedad

La rabia es una enfermedad viral aguda y fatal que afecta el sistema nervioso central. Se transmite a los seres humanos principalmente a través de la saliva de animales infectados, en la gran mayoría el perro es la fuente de infección, aunque también se ven caso por gatos, murciélagos y otros mamíferos.

Una vez que los síntomas aparecen, la rabia es casi siempre mortal. El periodo de incubación de la rabia puede variar entre 1 semana y 1 año, aunque generalmente se sitúa entre 2 y 3 meses. Esto depende de factores como la entrada del virus y su concentración en el cuerpo. Los primeros signos y síntomas de la rabia pueden ser inespecíficos y similares a los de otras enfermedades virales, como fiebre, dolor de cabeza y malestar general. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, pueden desarrollarse síntomas más graves, como excitabilidad, agresión, confusión, espasmos musculares y dificultad para tragar.

La rabia puede manifestarse de dos formas principales:

  • Rabia furiosa: Caracterizada por hiperactividad, excitación, alucinaciones, falta de coordinación, hidrofobia (miedo al agua) y aerofobia (miedo al aire libre). La muerte ocurre rápidamente debido a un paro cardiorrespiratorio.
  • Rabia paralítica: Representa alrededor del 20% de los casos y tiene una progresión menos grave y más prolongada. Los músculos se paralizan gradualmente, comenzando por los cercanos a la herida. El paciente eventualmente entra en coma y fallece. Esta forma a menudo no se diagnostica correctamente, lo que contribuye a la subnotificación de la enfermedad.

El diagnóstico de la rabia en humanos es difícil antes de que comiencen los síntomas clínicos. A menos que haya signos específicos de hidrofobia o aerofobia, o indicios de contacto con un animal rabioso, establecer el diagnóstico clínico es complicado. Se puede confirmar la rabia en vida y después de la muerte mediante diversas técnicas que detectan la presencia del virus en tejidos infectados como el cerebro, la piel o la saliva.

La prevención de la rabia implica vacunar a mascotas y evitar el contacto con animales salvajes o enfermos.

El tratamiento después de la exposición incluye la administración de vacunas y, en algunos casos, inmunoglobulina antirrábica para prevenir la infección. Es fundamental buscar atención médica de inmediato si se ha estado en contacto con un animal potencialmente infectado para recibir tratamiento preventivo.

Consulta Del Viajero

La consulta del viajero es crucial para prevenir la rabia debido a la naturaleza potencialmente mortal de esta enfermedad. Algunas regiones del mundo tienen una mayor incidencia de rabia, lo que aumenta el riesgo de exposición al virus.

Durante la consulta del viajero, se pueden proporcionar recomendaciones específicas sobre la prevención de la rabia, como la vacunación antes de viajar a áreas de alto riesgo. Además, se puede brindar información sobre cómo evitar el contacto con animales potencialmente infectados y qué hacer en caso de una exposición accidental, incluida la necesidad de buscar atención médica de inmediato.

Condiciones del viaje

Aunque la rabia se encuentra en casi todos los continentes, excepto la Antártida, la mayoría de las muertes humanas por esta enfermedad ocurren en Asia y África, representando más del 95% de los casos.

Profilaxis post exposición (PPE)

  • La limpieza a fondo con agua y jabón durante al menos 15 minutos y el tratamiento local de la herida tan pronto como sea posible después de la sospecha de exposición;
  • La aplicación de una vacuna antirrábica potente y eficaz conforme a las normas de la OMS; y la administración de inmunoglobulina antirrábica o de anticuerpos monoclonales en la herida, si está indicada.

Imagen tomada de OMS/Rabia

VIDEOCONSULTA MÉDICA

El asesoramiento más completo para su viaje.

CONSULTA MÉDICA PRESENCIAL

Asesoramiento en persona limitado a ciertas ciudades de España (consultar).

TALLERES Y ASESORAMIENTO PARA EMPRESAS

Todo lo necesario para que sus viajes corporativos funcionen con total seguridad sea donde sea el destino.

EMISIÓN DE CERTIFICADOS DE VACUNACIÓN

Servicio diseñado principalmente para todo viajero que necesite documentar su estado de vacunación para el viaje que va a realizar.